Hoy jueves reabrirá sus puertas una de las esquinas más tradicionales de la ciudad. A las tradicionales postres y cremas heladas artesanales, sumará servicio de cafetería. “El objetivo es brindar más comodidad y buscar otros mercados”, afirmó su propietario.

Neo Helados levanta las persianas de su nuevo megalocal.

    Se terminó la espera. Finalmente, Neo Helados levantará las persianas de su nuevo megalocal, que revivirá una de las esquinas céntricas más tradicionales de la ciudad de Sastre. Y llega con muchas novedades, promociones y sorpresas.

   Tras siete años desarrollando sus propios sabores, Neo Helados se embarca en un ambicioso proyecto de expansión, con mayor espacio, más comodidad y la producción de los más exquisitos helados artesanales, que combinan tradición y excelencia.

   Con más de 22 años de experiencia en la elaboración de cremas heladas y postres, José Becerra presentará su nuevo local después casi un año de trabajos de remodelación. En el edificio, que fue construido en la década del 40’, los hermanos Osvaldo y Wilfredo Cesano instalaron una reconocida ferretería y pinturería que perduró por más de 45 años hasta que cerró sus puertas en 1989.

   Luego de varios años, el amplio local reabrió sus puertas bajo el rubro de supermercado (Súper Más y Súper Piola) en 1997 y definitivamente volvió a quedar desocupado en agosto de 2009. Ahora, el inmueble de unos 300 metros cuadrados que estuvo abandonado durante 10 años, volverá a lucir con un multiespacios para degustar las riquísimas cremas heladas o para disfrutar del servicio de cafetería. Además, funcionará a la vista del público la fábrica de todos los productos de la marca.

   Con una inversión muy importante y en medio de una crisis económica que sufre el país, José Becerra no dudó y apostó a su ciudad natal. Después de varios meses de negociaciones, cerró la adquisición del local que en las próximas horas se convertirá en el templo del helado.

                                   Neo Helados inaugura hoy su nuevo local.

   “A través de los conocimientos adquiridos en todos estos años y con fórmulas perfeccionadas, Neo Helados tiene más de 55 sabores de helados artesanales de gustos tradicionales elaborados con ingredientes y materia prima natural de primera calidad”, destacó su propietario.

   En esta nueva etapa, Neo brindará servicio de cafetería y vinoteca. “Para que los clientes puedan aprovechar de las comodidades, vamos a anexar repostería artesanal para desayunos y meriendas”, anticipó el titular de la firma que también ofrece las exquisitas tortas heladas, bombón esconces, obleas con helado, bochas bañadas en chocolate y nuevas propuestas.

   Entre las nuevas variedades que podrá degustar el público, se encuentran “dulce de leche orio, dulce de leche alfajor y bananita dolca”. “Estamos innovando y buceando en texturas y sabores. La idea es presentar dos gustos nuevos por mes para ir renovándonos”, agregó Neo.

   El crecimiento de la empresa trascendió a localidades vecinas. Actualmente, Neo Helados se consiguen en Castelar y María Juana y en un futuro no muy lejano buscará llegar a otras localidades de la región. “El objetivo es tener un espacio adecuado para trabajar más cómodo y después impulsar la conquista de otros mercados. Y, por otro lado, está proyectado cambiar maquinarias y una nueva cámara de frío para ampliar la producción”, anticipó.

   A partir de las 20, se realizará la presentación oficial del renovado local con un lunch para clientes, autoridades, familiares y amigos. También habrá degustación de vinos y helados que habitualmente no se consume, promociones exclusivas para niños y renovadas ofertada para tentar a los más exigentes paladares.

0
0
0
s2sdefault