Suspenden los medicamentos con ranitidina

La ANMAT suspendió la elaboración de medicamentos. Además sugirió no interrumpir los tratamientos en curso y consultar con el médico.

Suspenden los medicamentos con ranitidina.

   La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) suspendió la elaboración de medicamentos con ranitidina, aunque sugirió consultas con médicos.

   La ANMAT publicó un comunicado en el que indicó: "esta administración se encuentra monitoreando para fortalecer los procesos de control y evitar la presencia de la impureza NDMA en especialidades medicinales que contengan el ingrediente farmacéutico activo mencionado y/o establecer los niveles aceptables de seguridad".

   "Tras haber analizado la evidencia científica disponible bajo los principios de precaución de ranitidina, actualmente no hay evidencia suficiente para sugerir la suspensión de los tratamientos", aclaró. Por ello, hasta tanto se cuente con información fehaciente acerca de NDMA en medicamentos que contengan Ranitidina, "se suspende preventivamente la elaboración de nuevos lotes en formas orales", agregó. ANMAT, a pesar de ello, "sugiere no interrumpir los tratamientos, y en caso de existir duda es el médico quien deberá evaluar la alternativa terapéutica para cada paciente", concluyó. El NDMA, subproducto de la ranitidina, se usa para tratar úlceras.

Qué es la Ranitidina

   Es un medicamento que reduce la producción de ácido en el estómago, por lo que se usa ampliamente para tratar la úlcera de estómago y el reflujo gastroesofágico. En México es uno de los medicamentos más recetados para combatir el ardor de estómago.

   De acuerdo con la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, la Ranitidina se usa principalmente en tratamientos cortos de úlcera duodenal (o úlcera péptica, que es una llaga abierta o un área en carne viva en la primera parte del intestino delgado, duodeno), para úlceras gástricas, en el control del síndrome de reflujo gastroesofágico así como en la esofagitis erosiva.

   Sólo en casos excepcionales, las mujeres embarazadas o las personas que tienen alguna enfermedad renal pueden consumirla, debido a que la ranitidina puede ser secretada en la leche materna y se elimina del cuerpo a través del sistema renal.

   Aunque en humanos no se han hecho los estudios correspondientes, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud lo califica como de nivel 2A, “probablemente carcinogénico en humanos”.

   Esto quiere decir que la asociación entre el producto y los tumores no está sustentada en ensayos clínicos, pero que, dado su efecto en animales, es probable que lo tenga en humanos. Es la misma categoría en la que están las carnes rojas o la comida frita a altas temperaturas.

   Las nitrosaminas están presentes en muchos alimentos, como los embutidos. También se generan con procesos de ahumado y tostado

   Algunos síntomas que se presentan con el uso de la ranitidina pueden enmascarar la presencia de cáncer gástrico, por lo que es esencial que al tomarlo se cuente con un asesoramiento médico.

Fuente: Télam

0
0
0
s2sdefault