El concejal de Cambiemos hizo un balance de su primer año como concejal. El referente del gobierno nacional destacó como positiva su labor legislativa. También celebro que su espacio irá por la intendencia local aunque no dio nombres.

    A un año de haber asumido su banca en el Concejo Municipal de Sastre y Ortiz, Leandro Baravalle hizo un balance de su gestión al frente del bloque de Cambiemos, que comparte con Ruben Bustamante. En diálogo con InfoSastre anticipó que “vamos a tener un enorme desafío en 2019 a nivel nacional, provincial y local”.

   “Fue un año muy positivo en nuestro primer año en el legislativo local. Desde que asumimos en 2017, hasta el momento hemos presentado más de 40 proyecto, donde la mayoría fueron tratados y aprobados. También hemos dado discusiones importantes y logramos que el Concejo sea un lugar donde los vecinos se acercan a plantear sus inquietudes, consultas y problemas y no un lugar ajeno a la realidad diaria de todos los sastrenses”, consideró el edil más joven del país.

   El referente del gobierno nacional en la cabecera departamental resaltó el tratamiento de proyectos que han contribuido a la ciudad, tales como la prohibición del nepotismo y las bolsas plásticas. Pero también lamentó no haber podido tratar los puntos verdes. Más allá de eso temas en particular, desde Cambiemos destacaron que “cumplieron con lo que se había prometido durante la campaña”.

   Por otra parte, Baravalle hizo hincapié en el trabajo que se hizo fuera de la sala “Raúl Cragnolino”. “Este año se hicieron más 700 tramites en ANSES, otros 250 en PAMI y se vendieron más de 600 garrafas a través del programa Hogar. Esos 700 tramites, son 700 veces que los sastrenses no tuvieron que viajar a San Jorge para hacer un trámite o una consulta. Y lo mismo con PAMI”, resaltó el futuro licenciado en Administración Pública y recordó la ayuda a instituciones locales.

¿Cómo evalúas el balance del trabajo con el Ejecutivo?

Lamento que no hayamos podido tener una relación mucha más fluida como entendíamos que íbamos a tener y que deberíamos haber tenido. Nosotros, con una responsabilidad dentro de Concejo y siendo, en muchos casos representantes del gobierno de la nación, nos hemos puesto a disposición en más de una oportunidad y creo que podríamos haber avanzado mucho más en eso. También celebramos que muchos funcionarios del Ejecutivo vinieron a dar explicaciones y algunas consultas, que se han dado respuesta a algunos pedidos de informe y a otros no. Eso es importante que se mejore, pero ojalá que el año que viene podamos profundizar el vínculo entre el Concejo y el Ejecutivo y también sobre todo entre el Ejecutivo local y el Ejecutivo Nacional.

-En lo personal, ¿el año que viene va a ser muy importante?

Vamos a tener un enorme desafío por delante a nivel nacional, provincial con la candidatura de Federico Angelini y vamos a dejar todo en la cancha para que sea el próximo gobernador de Santa Fe. Y a nivel local, Cambiemos va a disputar la intendencia con un proyecto de ciudad claro. Nosotros entendemos que el proyecto general es más importante que el nombre de una persona. Más allá, independientemente el que tome la responsabilidad y el desafío de encabezar, vamos a tener un proyecto de ciudad con equipos confirmaos. Es importante que lleguemos teniendo en claro que es lo que queremos hacer y no ir decidiendo sobre la marcha. Necesitamos planificar y administrar los recursos y llegar con un equipo de trabajo consolidado. Tenemos prácticamente todas las áreas con varios profesionales trabajando en cada una de ellas, pero no tenemos el nombre que sería el responsable.

-¿Hubo presiones para que seas candidato a intendente de Cambiemos?

No, no lo tomo como una presión sino como un reconocimiento al trabajo que venimos haciendo en la ciudad desde tantos años junto a legisladores provinciales y nacionales. Ese apoyo que tenemos es impresionante y eso refuerza las ganas de seguir participando.

-¿La situación económica que atraviesa el país puede complicar sus aspiraciones?

Creo que son dos elecciones distintas. Primero reconocemos que la situación no fue fácil este año, ha sido muy duro para muchísimos argentinos y hay muchas cosas por mejorar en el gobierno nacional. Y segundo que, al ser una elección local desdoblada, vamos a discutir lo que nos importa a los sastrenese. Podemos hablar de macroeconomía pero el año que viene tenemos que discutir los temas locales. Hoy todavía no podemos llegar al Barrio Belgrano cuando llueve, vamos por la ciudad esquivando pozos y esas son las discusiones que queremos dar.

-¿Cómo te imaginas el trabajo legislativo en un año electoral?

Creo que va a ser igual que este año. Hay buena voluntad de todos los concejales de separar de cosa con la otra. Uno puede pensar distinto pero un tema no puede anteponerse a otra. Si hay un proyecto que le sirve a la ciudad, dependiendo que bloque lo presente, hay que acompañarlo. Este año hemos acompañado un montón de proyecto del Ejecutivo o los concejales del oficialismo o del PJ. El año que viene vamos a hacer lo mismo, así sea a una semana de las elecciones y seamos circunstanciales rivales. Al otro día de los comicios, tenemos que ponernos todos a laburar para que tengamos una mejor ciudad y no para que un partido esté mejor que otro.

-¿Continúan los timbreos recorriendo los barrios?

Lo hemos hecho durante todo este año y es algo que creo que es muy positivo. Salimos el año pasado y este año hasta el fin de semana salimos charlar con vecinos del barrio San Nicolás. Se habla de lo que se hace en el Concejo y lo que falta, las ideas que hay para mejorar la ciudad. Si bien cada vecino plantea inquietudes son más las veces que te plantean las cosas que se deberían hacer, los sastrenes todos vamos a aportar a que tengamos una mejor ciudad.

   Para cerrar, Baravalle sostuvo que “no hay que perder el entusiasmo del primer año, tenemos que duplicarlos, aprender de los errores que se cometieron en las primeras experiencias, mejorarlos y trabajar todavía más”.

0
0
0
s2sdefault