Un centro de estudios realizó un informe acerca de las distintas variables de consumo de la provincia en un contexto de cuarentena más flexible y distanciamiento social. Los números.

Nueva etapa de cuarentena: ¿qué fue del consumo masivo en Santa Fe?.

   Tras atravesar un abril de cuarentena estricta en la provincia de Santa Fe, los meses siguientes fueron trayendo flexibilizaciones de diversas actividades industriales y comerciales. Los números del informe del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (Ceso) reflejan dichos cambios en el consumo masivo de la provincia: si bien en muchos segmentos las cifras aún continúan en rojo, se refleja un desaceleramiento en la caída.

   Ejemplo de ello es la vuelta a la actividad del patentamiento de autos en Santa Fe. Tras el piso de 381 autos patentados en abril, en mayo se patentaron 2.307 unidades. La caída interanual fue del 30,7%, dejando atrás el estrepitoso desplome del mes anterior (del 88%).

   La construcción también recorta su caída. En mayo la caída interanual en ventas de cemento en Santa Fe fue del 32,3%. La desaceleración de la caída está relacionada a la obra privada ya que mientras la venta de cemento a granel cayó un 62,2%, la de cemento en bolsa bajó un 4,8% con respecto al mismo mes del año anterior.

   Por el contrario, en el caso de supermercados -a diferencia de otras provincias- en Santa Fe las ventas reales pronuncian su caída. En abril la baja fue del 16,7% interanual. “Alimentos preparados y rotisería” fue el rubro más afectado, seguido por “Indumentaria, calzado y textiles para el hogar”.

  Por otro lado, el consumo residencial de energía eléctrica se recupera de la mano de la cuarentena pero el industrial sigue en caída. El consumo residencial creció en términos interanuales (6,5%) mientras que el consumo de los Grandes Usuarios, relacionado a la actividad de las industrias y los grandes comercios, continúa en caída (-23,8%).

   Finalmente, los préstamos personales siguen siendo inferiores al año pasado: en mayo hubo una caída interanual en todos los montos de financiamiento en términos reales. El más afectado fue el de las Tarjetas de Crédito (-51%), en segundo lugar los Préstamos Personales (-40%) y por último los Préstamos Prendarios (-8%).

Fuente: ECOS 365

0
0
0
s2sdefault