Es la estimación que se hizo desde la Dirección provincial de Promoción de la Competencia y Defensa del Consumidor por los casi 50 días que estuvieron cerrados los negocios.

   El gobierno provincial hizo una estimación de las pérdidas que sufrió el sector comercial que, en su mayoría, tuvo que tener las persianas bajas entre el 20 de marzo y el 11 de mayo –en el interior provincial se habilitó el 6 de mayo la apertura de los negocios. Fueron casi 50 días sin facturación, lo que dejó al borde del cierre a varios comerciantes. Para paliar en parte esa situación, que se traslada a otros sectores productivos como la industria, la gastronomía, los hoteles y el turismo, entre otras, el gobierno de la provincia anunció el lunes pasado un paquete crediticio que ronda los 2.200 millones de pesos. El objetivo será socorrer a toda la fuerza productiva provincial y parte de esos fondos irá destinado al comercio.

   Ante la consulta de UNO Santa Fe sobre si hay una estimación de pérdidas en el sector comercial, la directora provincial de Promoción de la Competencia y Defensa del Consumidor, Betania Albretch, respondió: "El estimativo es una caída de alrededor del 15 por ciento, pero también es importante tener presente que se viene de dos años de una caída del 10 por ciento, por lo menos a nivel nacional".

   "En ese marco y siendo uno de los sectores más afectados hay cinco líneas de crédito en esta emergencia que otorgarían las agencias de desarrollo territorial, mutuales, Banco de Santa Fe, otras entidades financieras para subsidiar tasas y el fondo específico que dispone la provincia en la Sociedad de Garantía Recíproca Garantizar", explicó la funcionaria.

   Albretch argumentó que "se fue trabajando con el sector del comercio, que se fue flexibilizando de a poco, trabajando en todos los protocolos a medida que se iba planteando la necesidad de apertura". Sin embargo, reconoció que hubo "otros sectores como salones de fiestas, salones de belleza, peloteros, canchas de fútbol 5 y sectores vinculados de manera estrecha con el turismo, y que tienen que ver con el comercio interior, también van a estar trabajando con estas líneas de crédito para que todos puedan reabrir cuanto antes y reactivando sus actividades".

   Por su parte, el secretario de Turismo de la provincia, Alejandro Grandinetti, aseguró que el sector turístico tendrá aportes no reintegrables de recursos nacionales, aunque no pudo precisar qué montos estarán destinados a la provincia de Santa Fe. Por un lado hizo mención a una línea de crédito por 2.600 millones de pesos, para toda la Argentina, para los sectores de gastronomía, agencias de viajes y hoteles. Con esos recursos "se va a entregar un salario mínimo vital y móvil por cada uno de los trabajadores empleados en cada uno de estos sectores. Esa ayuda sería por un lapso de tres meses", amplió Grandinetti.

   El funcionario dijo que también hay otra línea de 100 millones de pesos para prestadores de actividades turísticas que apunta "a los autónomos, monotributistas, a los pequeños y medianos actores de la cadena del turismo que necesitan imperiosamente alguna ayuda tanto del gobierno nacional como el provincial". Por último hizo referencia a un fondo de 1.200 millones de pesos, también en el ámbito nacional, que se van a invertir en obras de infraestructura para el turismo.

   Ante la consulta de UNO Santa Fe, sobre qué porcentaje de esos recursos anunciados por Nación llegarían a la provincia y cuándo, el funcionario no pudo brindar precisiones pero aclaró que las agencias de viaje y el sector del turismo en general van a tener que hacer una contraprestación que tiene que ver con la preparación y la capacitación que permitirá preparar al sector para la salida de la pandemia. "Esa exigibilidad hace que puedan precalificar para recibir esa ayuda no retornable, porque no es crédito sino plata que se les va a estar entregando, a cambio de que nos vayamos preparando de la mejor forma en este transitar".

   "Hay actividades como los gastronómicos que bajaron mucho su facturación, pero que tienen algún tipo de actividad, el tema de los hoteles y el de las atracciones turísticas vinculadas a la naturaleza, que hoy están prohibidas, tienen dificultades que son muy importantes", concluyó.

Fuente: Uno Santa Fe

0
0
0
s2sdefault