Los datos se desprenden de un informe del Observatorio de la Cadena Láctea. La suba del precio de cerca de 80 % y la baja rentabilidad explican la caída.

    Según el relevamiento realizado por el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla), el consumo promedio de leche cayó durante el primer bimestre del año hasta 183 litros anules por habitantes.

   Se trata del nivel más bajo de consumo desde 2003, cuando cada argentino había consumido 179 litros de leche fluida o de otros productos derivados.

   En el informe, la caída se explica por varios factores, entre los que enumera: la suba del precio de cerca de 80 % durante los primeros meses del año debido a la devaluación del peso a lo largo de 2018. También menciona la crisis de rentabilidad en la producción lechera, similar a la registrada en 2002, lo que terminó influyendo en la oferta.

   "La combinación de una menor producción de principios de año (-8,3% en el primer trimestre), la liquidación de stocks durante 2018, producto de los mayores niveles de exportación (+37% en toneladas) y la necesidad de hacer caja en el mercado doméstico, sumado a una baja en el consumo que recién se hizo importante a finales del año 2018 y principios de 2019, generaron obviamente un menor oferta doméstica", detallaron desde OCLA.

   "La menor oferta en el mercado interno se expuso mayoritariamente en el rubro de leches fluidas y dentro de ellas en su versión refrigeradas, que fundamentalmente se dio producto de la mayor afluencia de consumo debido al diferencial de precios entre las presentación sachet versus cartón y la menor cantidad de marcas disponibles en la góndolas", ampliaron.

0
0
0
s2sdefault