Lo confirmó el jefe de la búsqueda contratado por la familia. Estaba desaparecido desde el 21 de enero.

Encontraron en el fondo del Canal de la Mancha restos del avión Emiliano Sala. 

    Tras 13 días de búsqueda, encontraron en el fondo del Canal de la Mancha restos del avión en el que viajaba el futbolista Emiliano Sala. Así lo confirmó David Mearns, de la sociedad Blue Water Recoveries, que había sido contratada por la familia del argentino para realizar la búsqueda submarina.

   El atacante argentino de 28 años, y el piloto David Ibbotson, habían partido desde Nantes (oeste de Francia) hacia Cardiff (en Gales) sede del club que acababa de contratar al sudamericano. El miércoles la AAIB había informado que los restos de dos asientos, procedentes "probablemente" del avión desaparecido habían sido encontrados en una playa de la comuna francesa de Surtainville.

   El 26 de enero, dos días después de la suspensión de las operaciones oficiales de búsqueda, la familia de Sala informó que iba a continuar la búsqueda gracias a los fondos obtenidos mediante una colecta en Internet.

   El buque del 'Air Accidents Investigation Branch', encargada de la investigación en el Reino Unido de los accidentes aéreos, supervisará la recuperación los restos. Las familias de las dos personas desaparecidas fueron informadas por la policía. Por su parte, la cadena británica de noticias, Sky Sports, anunció que el avión que estaba desaparecido desde el pasado lunes 21 de enero fue encontrado "destruido en el fondo del mar".

La búsqueda privada

   Este domingo había comenzado la búsqueda submarina de la aeronave hace dos semanas sobre el Canal de la Mancha. El operativo se llevaba adelante en manera conjunta entre las autoridades británicas y el equipo de rescate contratado por la familia del jugador.

   A primera hora del día partieron desde el puerto de Guernsey, una de las islas del canal de la Mancha bajo jurisdicción británica, el barco comandado por David Mearns, que encabezó el rastrillaje privado, y el buque Geo Ocean III, que aportó el Reino Unido luego de aceptar el pedido oficial del Gobierno argentino para que se reanude la búsqueda.

   El área de estudio tenía su centro en el punto donde se perdió el contacto del avión piloteado por David Ibbotson el pasado lunes 21 de enero cuando viajaba desde Nantes (Francia) hacia Cardiff (Gales).

   Los primeros tres días la búsqueda estuvieron a cargo de la Subdivisión de Investigación de Accidentes Aéreos (AAIB) de Gran Bretaña pero luego se abandonó.

   La familia había recaudado más de 300 mil euros en una recaudación pública a la que sumaron varios futbolistas e inició una investigación particular.

   Ante el pedido de la familia Sala, el gobierno argentino había realizado una petición formal a las autoridades británicas para reanudar la búsqueda pública y la respuesta fue afirmativa. Tras agotar las instancias de búsqueda aéreas y terrestres, se inició la exploración marina para dar con el avión perdido.

Fuente: Todo Noticias

0
0
0
s2sdefault