La Bolsa de Comercio de Santa Fe destacó que el estado de cultivo en el centro norte de la provincia es de bueno a muy bueno. La siembra de maíz llegó al 95%.

SOJA. Un 80 % de los cultivares presentaron estado bueno a muy bueno, con lotes excelentes.

    Según el informe del Sistema de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe, que difunde la Bolsa de Comercio de Santa Fe, ocurrieron distintos eventos en cuatro días: caracterizados por precipitaciones de variadas intensidades y con montos pluviométricos de importancia, principalmente, en los departamentos del centro. En la semana, sumaron entre 10 y 230 mm, siendo puntualmente este último registro en el distrito Elisa, en el departamento Las Colonias. A modo de ejemplo, este mismo distrito en el mes de enero de 2019, presentó un acumulado de 436 mm, situación no registrado en su historial.

   Lentamente fue mejorando y revirtiéndose la situación del área de mayor impacto de los eventos climáticos, con excesos hídricos extraordinarios (como lo fueron en los departamentos Nueve de Julio, Vera, General Obligado y norte de San Javier), el escurrimiento superficial del agua fue avanzando y continuó evidenciando las consecuencias directas en los sistemas productivos, que se desarrollaban en dichas áreas rurales y con secuelas en las áreas urbanas. Han comenzado las evaluaciones de las pérdidas.

   Los perfiles de los suelos se encontraron con muy buena carga de agua y disponibilidad para el período de mayor demanda, aunque se mantuvieron encharcadas y anegadas las áreas más bajas y deprimidas. Al momento del cierre del informe, se habían sembrado 184.300 hectáreas de maíz, el 95% de la intención de 194.000 hectáreas, y 61.000 ha con sorgo granífero, 1.000 ha menos que la intención.

SOJA TEMPRANA. Un 80 % de los cultivares presentaron estado bueno a muy bueno, con lotes excelentes. Un 8% en estado bueno a regular y el 12% restante, en estado regular a malo, manifestando el impacto y los inconvenientes ya mencionados, especialmente en las áreas deprimidas.

   Los cultivos presentan un desarrollo normal y el comienzo de los estados reproductivos fue bajo muy buenas condiciones, con muy buena disponibilidad de agua útil, temperaturas medias diarias y horas de sol.

   A pesar de las condiciones ambientales, como los excesos hídricos y altos porcentajes de humedad ambiente que generaron condiciones muy favorables para el desarrollo de enfermedades (septoria) y la presencia de insectos (isocas medidoras, anticarsia, militar y bolillera) y primeras chinches; no han avanzado significativamente. Este hecho evidencia que el seguimiento y monitoreo fueron las actividades principales, así como también la eficiencia de las aplicaciones y los controles realizados para cada situación en particular

SOJA TARDÍA. El cultivo siguió manifestando las consecuencias e impactos de importancia, por este período húmedo, como por ejemplo, retraso de la fecha de siembra, poco desarrollo de estructura de plantas, heterogeneidad de lotes y mortandad de plantas.

   Todo ello constituyó una diversidad y grados de complejidad de relevancia, que a futuro le restarían posibilidad al cultivo para expresarse con buenos rendimientos, en los diferentes departamentos del área de estudio.

   Se continuó realizando el control de malezas, pero todo regulado por las condiciones climáticas, de piso de los lotes y su accesibilidad, como así también en menor medida tareas de resiembra, particularmente, en los departamentos del norte del área de estudio. La presencia de insectos hizo que el seguimiento y monitoreo de las parcelas no se detenga, todo controlado y de baja incidencia.

Fuente: Bolsa de Comercio de Santa Fe.

Fuente: Súper Campo

0
0
0
s2sdefault